Ariadna y cómo ser molesta a la Comunidad Internacional

Santiago González Vallejo

Economista. Ligado a diferentes asociaciones y plataformas. Cofundador del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. Ha trabajado en USO en acción sindical y en la Secretaría de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible. Cree que un problema democrático es la falta de redistribución económica.

9 febrero 2010

Ariadna Jove es la penúltima de una larga serie de internacionalistas que señalan que es la ocupación ¡estúpidos!, el problema israelí.

Ariadna Jove es la penúltima de una larga serie de internacionalistas que señalan que es la ocupación ¡estúpidos!, el problema israelí. Y la complicidad de la comunidad internacional con esa ocupación.

Rachel Corrie fue asesinada por el conductor de un bulldozer de la ocupación. ¡No ha pasado nada!. Hace casi un año, Tristan Anderson, estadounidense, quedo en coma tras recibir un proyectil de las fuerzas israelíes que apoyaban el trazado del Muro ilegal en Naalín, Cisjordania ocupada. Por supuesto una y otra acción criminal israelí ha ocasionado, al ser extranjeros, una ‘investigación interna’ israelí con el resultado de que no hay cargos y la impunidad continua.

Una compañera internacionalista sueca fue a visitar a Tristán y a sus padres recién llegados. Fue arrestada en el Hospital Tel Hashomer y fue expulsada. Eva Novakova, ciudadana checa fue detenida igual que Ariadna Jove y expulsada sin contemplaciones. Ariadna Jove ha tenido suerte. De momento no ha sido expulsada como testigo de las aberraciones de la ocupación israelí en Palestina.

Mientras, la impertérrita la comunidad internacional deja que se construya el Muro, se arranquen olivos, se mantengan los check point y el bloqueo de Gaza.
Esos testigos no molestan a Israel. Molestan al cinismo y complicidad internacional.

Ver artículos relacionados:

https://www.elperiodico.com/es/opinion/20100210/cartas-lectores-2-101982

https://www.nodo50.org/csca/agenda10/palestina/arti41.html

También te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *