Cinismo impreso

Santiago González Vallejo

Economista. Ligado a diferentes asociaciones y plataformas. Cofundador del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. Ha trabajado en USO en acción sindical y en la Secretaría de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible. Cree que un problema democrático es la falta de redistribución económica.

8 enero 2007

Obituario en El País sobre Telly Kollek: ‘Promovió el diálogo con los palestinos’

Así subtitulaba El País la necrológica de Teddy Kollek, antiguo alcalde de la Jerusalén israelí y de la Jerusalén sionista, tras la invasión y conquista de la ciudad en 1967.

Kollek prohibió a los palestinos mejorar sus viviendas y fue remiso a nuevas construcciones para los palestinos; cogió sus impuestos y los trasfería a los nuevos barrios sionistas; destruyó barrios palestinos enteros; era favorable a la segregación laboral y social de los palestinos y árabes israelíes; favoreció la emigración y las leyes racistas para impedir la reagrupación familiar árabe-palestina.

Ningún palestino firmaría que Kollek tuvo reservas reales a la decisión sionista de declarar por ley -de los conquistadores, añadiría yo y por lo tanto ilícita, cosa que no dice el periodista de El País– a Jerusalén, capital eterna e indivisible del pueblo judío -el subrayado es mío- y de Israel. De hecho, el alcantarillado y hasta la Mezquita de Al Aqsa se llenó de avisos de quién era el conquistador y el que dictaba, el ‘orden’ jerusimilitano, la potencia ocupante.

En resumen, ha muerto un sionista comprometido. No con la paz o el diálogo. Todo lo contrario era un hacedor de la ocupación (además de ejecutor) y de la violencia estructural. Laborista, como muchos sionistas. Que no reconocía al otro, palestino.

También te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *