El Gobierno de Rodriguez Zapatero compra armas a Israel

Santiago González Vallejo

Economista. Ligado a diferentes asociaciones y plataformas. Cofundador del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. Ha trabajado en USO en acción sindical y en la Secretaría de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible. Cree que un problema democrático es la falta de redistribución económica.

31 mayo 2006

«La compra de ese armamento o de tecnología militar provee de recursos a un Estado ocupante y vulnerador de los derechos humanos. Lo refuerza en su práctica de hechos consumados y alimenta su maquinaria agresora militar, incluyendo armas de destrucción masiva, como las nucleares. Al final se convierte en papel mojado el supuesto código de conducta que sobre el intercambio militar el Gobierno español se había comprometido a respetar.»

El Gobierno español mantiene un doble discurso en lo que respecta a Israel. Por una parte, el que dirige a los bienpensantes ‘progres’, con los que intenta entrelazar complicidades. En este ámbito dice que el Gobierno se esfuerza en buscar la paz entre palestinos e israelíes, que socorre financieramente a aquellos; que la posición europea es culpa de otros y que, como Gobierno, mantiene la misma exigencia a la legalidad ante palestinos e israelíes. Por otro lado, se encuentra la realidad de los hechos.

Como prueba de ello, haremos un breve relato cronológico.

Primero, la carta enviada por la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina al Ministerio de Defensa el 28 de febrero de 2006 [1]:

«A la Atención del Ministro de Defensa, Don José Bono Martínez:
El pasado lunes 20 de Febrero apareció en algunos medios de comunicación que el Ministerio de Defensa español había decidido apostar por la oferta israelí presentada por el consorcio RAFAEL para comprar 2.600 misiles Skype con 200 lanzadores.
La Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina, compuesta por organizaciones de solidaridad de todo el Estado Español, queremos transmitirles nuestro malestar y preocupación por dicha noticia.
Les queremos recordar que el Estado Español está instado a seguir las recomendaciones del Código de Conducta sobre Comercio de Armas de la UE, que data de 1998, a través de la aprobación de dos Proposiciones no de Ley de los años 1997 y 2001. Este Código insta a no comerciar armas con países donde se dan situaciones de conflicto o tensión, donde se violan los derechos humanos o no se cumple el derecho internacional humanitario.
Israel, incumple sistemáticamente todas las declaraciones de derechos humanos, ignora las resoluciones de Naciones Unidas despreciando el derecho internacional, mantiene una férrea y brutal ocupación en Palestina, desde hace 58 años, violando constantemente la IV Convención de Ginebra.
Israel continúa practicando una política de castigos colectivos sobre la población civil palestina produciendo un sufrimiento incalculable.
En la actualidad, haciendo caso omiso a la opinión consultiva del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya del 9 de Julio de 2004, continua con la construcción del Muro, dos veces más alto y tres veces más largo que el derruido muro de Berlín, con el que esta encerrando a la población en pequeños guetos inconexos sin posibilidad de subsistencia.
Entendemos que el Ministerio de Defensa debe reconsiderar seriamente su participación en operaciones de este tipo con el Estado de Israel, no sólo por lo citados anteriormente, sino para posicionarse del único lado posible, que es el del respeto a la Legalidad Internacional y a los Derechos Humanos.
Aprovechamos esta ocasión para proponerle mantener una entrevista al respecto de lo mencionado.
A la espera de su respuesta le enviamos un atento saludo
Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina»

Después de enviar en dos ocasiones la carta precedente, dado que el Sr. Bono no tuvo a bien contestar, la respuesta del nuevo equipo del Ministerio de Defensa ha sido:

«Acuso recibo de su carta de 22 de mayo de 2006, en la que transcribía la anterior de 28/02/2006.
Queda constancia de su preocupación y malestar por las razones que expone, que serán debidamente consideradas.»
Firmado: Carlos Urtubey Vaquerizo

Esta contestación se corresponde mal con los hechos.
Al mismo tiempo que la carta de la Red dirigida al Ministerio de Defensa, el Bloque Nacionalista Gallego (BNG), a través de su diputado D. Francisco Rodríguez Sánchez, hizo una pregunta parlamentaria sobre el mismo asunto que fue recogida en CSCAweb [2]. La respuesta es críptica, pero suficiente para conocer la inequívoca postura del Gobierno de Rodríguez Zapatero.

«184/057076
(184) Pregunta escrita Congreso
AUTOR: Rodríguez Sánchez, Francisco (Grupo Mixto, GMx).
Respuesta:
Las decisiones del Ministerio de Defensa en los programas principales de modernización de las Fuerzas Armadas se adoptan teniendo en cuenta que el sistema que se adquiere sea el mejor en términos operativos para los ejércitos y que la propuesta de cooperación industrial sea la más beneficiosa para la industria de defensa española.
En el programa al que se refiere la pregunta, las empresas que se han presentado como contratistas principales han sido MBDA (Milan-L), Raytheon-Lockheed Martín (Javelin) y GD-Santa Bárbara Sistemas (Spike). De los tres sistemas propuestos el único que cumple los requisitos operativos establecidos por el Estado Mayor de la Defensa ha sido el Spike.
Madrid, 9 de mayo de 2006-El Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes.»

Posteriormente, la diputada Isaura Navarro del Grupo de Izquierda Unida presentó otra pregunta sobre el mismo tema, que se recogió en CSCAweb [3]. La respuesta se facilita el día 19 de abril y dice lo siguiente:

«184/067416
(184) Pregunta escrita Congreso
AUTOR: Navarro Casillas, Isaura (GIV-IU-ICV).
Respuesta:
A continuación, se facilitan los datos solicitados por Su Señoría, indicándose que el informe de estadísticas de todo el año 2005 será remitido el próximo mes de mayo a las Comisiones de Asuntos Exteriores y de Defensa del Congreso de los Diputados.
La política seguida por el órgano que informa las operaciones de exportación de estos productos, la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso (JIMDDU), y la Secretaría General de Comercio Exterior, unidad encargada de la tramitación, ha sido enormemente escrupulosa desde enero del año 2001, adelantándose a la mayoría de los países de la Unión Europea en el establecimiento de restricciones en las exportaciones a dicho país.
Desde esa fecha no se ha autorizado la exportación de ningún armamento ni equipo que resultasen letales, ni pudiesen ser empleados en la represión interna o como material antidisturbios, como tampoco se ha exportado munición de guerra. Las principales partidas autorizadas han correspondido a equipos electrónicos para aeronaves, exportaciones temporales para reparación de componentes, en gran parte equipos electrónicos propiedad de las Fuerzas Armadas españolas, además de componentes de armas deportivas (reexportadas a Estados Unidos una vez que son ensambladas), excluyendo expresamente el material paramilitar, antidisturbios o letal.
La JIMDDU ha tenido en cuenta, desde la aprobación el 8 de junio de 1998 del Código de Conducta de la Unión Europea en materia de exportación de armamento, los ocho criterios contenidos en el mismo. Las solicitudes de exportación de material de defensa son analizadas caso por caso por la JIMDDU, llevándose a cabo un minucioso examen de la conveniencia de una exportación concreta de acuerdo con dichos criterios.
Israel no ha estado sometido en los últimos años, ni lo está en la actualidad, a embargo alguno en la exportación de material de defensa, aunque casi todos los países de la UE han aplicado en todo este tiempo políticas cautelosas a la hora de autorizar envíos de armamento o incluso de productos y tecnologías de doble uso a dicho país y a países limítrofes. La aplicación de estas políticas por parte de los países de la UE ha limitado los envíos a Israel de material de defensa y de productos y tecnologías de doble uso hasta dejarlos reducidos a cifras minoritarias en comparación con otros destinos.
Madrid, 19 de abril de 2006.-El Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes»

Los hechos, pues, son inequívocos. Las palabras ‘progres’ se las lleva el viento. Los hechos sionistas se imponen en este Gobierno. Alineándose con Israel a pesar de que el Gobierno israelí no reconoce a los palestinos, ni las fronteras del 67 y sigue practicando el asesinato y construyendo muro. Y encima le compra armas y tecnología militar. A un estado que incumple los derechos humanos, que es un invasor de territorios y vulnera toda clase de Convenciones, Tratados y sentencias internacionales. En este último caso, se encuentra la de la Corte Internacional de Justicia de La Haya con respecto a la construcción del Muro en tierras palestinas que dice expresamente que «Todos los Estados están obligados a no reconocer la situación ilegal resultante de la construcción del muro y a no dar ayuda o asistencia en el mantenimiento de la situación creada por dicha construcción; todos los Estados firmantes de la Cuarta Convención de Ginebra relativa a la protección de los Civiles en Tiempo de Guerra del 12 de agosto de 1949 están además en la obligación, en tanto respetan la Carta de las Naciones Unidas y la legislación internacional, de asegurar el respeto de Israel a la legislación internacional humanitaria como está expresado en esa Convención».

La compra de ese armamento o de tecnología militar provee de recursos a un Estado ocupante y vulnerador de los derechos humanos. Lo refuerza en su práctica de hechos consumados y alimenta su maquinaria agresora militar, incluyendo armas de destrucción masiva, como las nucleares. Al final se convierte en papel mojado el supuesto código de conducta que sobre el intercambio militar el Gobierno español se había comprometido a respetar.

También te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *