Libertad para Juana Rishmawi

Santiago González Vallejo

Economista. Ligado a diferentes asociaciones y plataformas. Cofundador del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. Ha trabajado en USO en acción sindical y en la Secretaría de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible. Cree que un problema democrático es la falta de redistribución económica.

1 noviembre 2021

Juana Rishmawi (apellido de su compañero palestino) es española-palestina residente en los Territorios Ocupados Palestinos. Cumplió años en septiembre pasado en una prisión de Israel. Juana es una trabajadora humanitaria de los Comités de Trabajo de la Salud Palestinos (Health Work Committees, HWC). El 13 de abril pasado fue detenida por el ejército israelí en su casa de Beit Sahour, cerca de Belén, en la Palestina ocupada, y llevada a prisión. En la actualidad, cumple ya más de ocho meses privada de libertad.

La detención israelí no es casual, forma parte de una estrategia desde hace años de desarmar e inhabilitar la resistencia, la autonomía palestina, quebrar la voluntad de libertad del pueblo palestino. Juani Ruiz (como se la conoce entre los movimientos de solidaridad) estaba encargada de la coordinación de proyectos. Lleva más de 35 años viviendo y trabajando en los Territorios Ocupados Palestinos y tiene dos hijos.

La asociación HWC en la que trabaja Juani se dedica a ofertar servicios de la salud a la población palestina. Cuenta con catorce clínicas y varias ambulancias medicalizadas, con posibilidad de asistencia móvil a localidades pequeñas. HWC ha realizado decenas de proyectos sanitarios y sociales con ayuda de la cooperación. Sus actividades son la prevención sanitaria en las aldeas de Cisjordania, vacunar a los niños y niñas de Jerusalén Este, ya que el Gobierno Israelí se ha negado sistemáticamente a vacunar; garantizar la salud prenatal y natal a las mujeres de Cisjordania; realizar campañas de información y formación en innumerables cuestiones relacionada con la salud, con los hábitos sanitarios o con la prevención de las enfermedades más comunes en la zona, atender gratuitamente al 40 % de sus pacientes y otras actividades relacionadas con la salud que, difícilmente, podrían considerarse sospechosas de constituir ninguna clase de delito. Ha tenido apoyo económico de diversas entidades públicas, estatal, autonómicas y locales españolas y también de otros países. En un comunicado emitido después de que Israel allanó la sede de HWC en Ramallah, el 9 de junio, Amnistía International dijo que HWC estaba a la vanguardia en la respuesta a la pandemia de covid-19.

https://www.ecologistasenaccion.org/183691/libertad-para-juana-rishmawi/

También te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *