Un acta notarial de la desesperanza humana envuelta en gritos de petición de ayuda

Santiago González Vallejo

Economista. Ligado a diferentes asociaciones y plataformas. Cofundador del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. Ha trabajado en USO en acción sindical y en la Secretaría de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible. Cree que un problema democrático es la falta de redistribución económica.

30 enero 2018

Diario del asedio a Duma 2013, de Samira Khalil. Edición de Yassin Al Haj Saleh. Prólogo de Santiago Alba Rico. Ed. del Oriente y del Mediterráneo

Yassin Al Haj Saleh es el que ha ordenado los papeles de la secuestrada y desaparecida Samira Khalil, su esposa. El libro forma parte de la lucha por el esclarecimiento de ese secuestro y desaparición, por romper el silencio y dar cuenta del comportamiento criminal de los que lo llevaron a cabo.

Samira y Yassin fueron encarcelados en su día por el régimen de Hafez al Assad: ella, cuatro años; él, dieciséis por su militancia comunista. Ambos participaron en la revolución siria contra Bashar al Asad. Hafez y Bashar, padre y su sucesor hijo, presidentes, por llamar a su jefatura de alguna manera, de la que dice ser República Siria.

Participaron en la revolución democrática, de hace pocos y ya antiguos años, la que entendían iba a dar a los sirios las riendas de su destino y a romper el círculo clientelar y la corrupción del régimen. Sabían que la dictadura iba a reprimir con fuerza, pero veían que las olas de manifestaciones se incrementaban con fuerza aun mayor con una generación nueva y eso les llenaba de cálida esperanza.

Después, la represión violenta, la aparición de armas, la entrada de grupos que se califican como islamistas y la consolidación de una guerra sin cuartel e interpuesta entre sirios, yihadistas, rusos, yanquis, franceses, ingleses e israelíes, iraníes, iraquíes, libaneses, cataríes, saudíes,..

Samira y Yassin se van de Damasco, perseguidos, a Al Ghuta. Samira escribe una especie de diario y junto con los reflejos rescatados de su página de facebook se va reconstruyendo el asedio, el hambre, el túnel sin salida en que se convierte el barrio barrido por los ataques químicos y bombardeos. A merced de la llegada de provisiones y medicamentos de Damasco, al albur de los ataques a civiles. Sin colegio para una generación infantil pérdida, sin luz, sin saber lo que va a ocurrir, sufriendo un sinvivir más horrible que la propia cárcel, en palabras de Samira.

Después, mientras Yassin busca refugio en Turquía, Samira se queda provisionalmente en Duma. En diciembre de 2013 dejan de tener contacto Samira y Yassin, dos laicos comunistas. Presuntamente, ella, la activista por los derechos humanos Razan Zaitouneh, su marido, Wael Hamadah, y el abogado y poeta Nazem Hamad, los cuatro de Duma, son secuestrados por el grupo Yaish al Islam.

Desde esa fecha, Yassin recoge el testimonio de Samira, las huellas digitales recuperadas, busca la liberación de los cuatro. Trata de encontrar contactos para la liberación. Pero a Yassin y a Samira les han dejado sin patria. Su lucha por la libertad les cerró apoyos, entre ellos el de un deshilachado partido comunista sirio y, por supuesto, siguen tachados como enemigos por el régimen y los islamistas. La oposición democrática ha sido laminada. El régimen anda crecido por el espejismo de victorias militares y no hay visos de transición democrática.

Es un libro amargo. Un acta notarial de la desesperanza humana envuelta en gritos de petición de ayuda. Pero el sólo hecho de que exista este libro, de su traducción del árabe por Naomí Ramírez, nos sirve como lectores, como oído para seguir reclamando la vida, empatizar con nuestros semejantes que sufren y, quizá, ayudar a los que no ven ni oyen estas microhistorias a rebelarse contra unas estrategias deshumanizadas y transformar la presente realidad.

También te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *