Un regalo a nuestra memoria

Santiago González Vallejo

Economista. Ligado a diferentes asociaciones y plataformas. Cofundador del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. Ha trabajado en USO en acción sindical y en la Secretaría de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible. Cree que un problema democrático es la falta de redistribución económica.

3 marzo 2018

Luís Pastor nos canta una pequeña gran autobiografía del porqué de sus canciones. Su infancia en Berzocana, un pueblo de la Extremadura, en una familia numerosa, su doble emigración a Navalmoral de la Mata y Madrid y, por fin, su aterrizaje en un Vallecas sin urbanizar y autoconstrucción. La pobreza, la España de vencedores y vencidos de los años cincuenta y sesenta, el trabajo de amplias jornadas y magros salarios, lo gris y las esperanzas de transformarlo todo. El cantar desde siempre, primero repitiendo las coplas del momento, después componiendo. Un beberse el compromiso de las juventudes obreras cristianas, trabajar desde la canción para impulsar el cambio del mundo, participar en la construcción de una utopía.

¿Qué fue de los cantautores? Todos ellos forman parte de todas unas generaciones que se sintieron partícipes de la lucha antifascista, que compartieron una comunión de un cambio y romperse en mil pedazos lejos de expectativas cada una de muy diversas trazadas.

Pastor cuenta todo eso. Su crecimiento y los hilos trenzados. Por mi parte, tengo grabadas su voz fuerte, dispuesta a verterse generosamente en todos los escenarios y llamados. Su alícuota presencia en el festival de los pueblos ibéricos y su reivindicación del barrio habitable.

Fernando González Lucini ya hizo en la extinta editorial Zero-Zyx una recopilación de lo que significaban los cantautores en «Veinte años de canción en España 1963-1983» y después en obras posteriores ha seguido desarrollando todo ese trabajo de fijar a los cantautores de esa época y esos tiempos.

Pastor pone su poema, estas memorias en verso, este libro, como regalo a nuestra memoria. Esto nos sirve para contemplarnos en esos años o, si somos más jóvenes, para reivindicar las raíces del porqué hacemos canciones, cantamos en rap, pop, o como queramos, cantando lo nuestro, la lucha contra la precariedad, los desahucios o el amor y la vida. Transmitir lo que somos y sentimos y desde nuestra trinchera, con la poesía (y prosa) hacer el pan de cada día.

Buen libro. Buen poema.

Recitado final de Luís Pastor de ¿Qué fue de los cantautores?: https://www.youtube.com/watch?v=fEUAUYPoJY4

También te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *